Malinalco: ruinas, temazcal y misticismo prehispánico

Malinalco ruinas

Hay una cierta energía que rodea Malinalco y que lo hace un lugar muy especial. En las alturas del Cerro de los Ídolos y entre las calles de piedra del pueblo, aún se respiran las historias y costumbres de nuestros antepasados.

Malinalco ruinas

Foto: cultura.gob.mx

La magia del lugar se siente desde que llegas. La exuberancia y aromas de la vegetación que rodea el pueblo es la primera pista. Las calles del centro, angostas y empedradas, te llevan de cruce en cruce a través de iglesias antiguas, casonas y edificios rústicos.

De inmediato, los locales te harán saber que la experiencia que no te puedes perder es la de subir el Cerro de los Ídolos. En la cima, te espera la zona arqueológica de Cuauhtinchán y una vista espectacular de Malinalco.  

De las ruinas de Malinalco, sabemos que era un centro ceremonial de gran importancia en el ámbito militar, ya que ahí se hacían los rituales de iniciación de los jóvenes guerreros mexicas. Es fácil imaginar el impacto que tenía el lugar, la vista y los alrededores en los cadetes.

De vuelta en el pueblo, tú eliges la experiencia. Puedes recorrer el ex Convento Agustino de la Transfiguración, un encantador edificio colonial con manifestaciones claras del mestizaje cultural que es típico de las primeras etapas de la colonia. La más bella es la decoración en muros y techos, que representa la historia, simbología y naturaleza de Malinalco. La estética recuerda al arte prehispánico, pero la técnica es europea.

También puedes ir a la Parroquia del Divino Salvador, una iglesia cuya fachada revela su edad avanzada pero, en su interior, esconde retablos que son verdaderos tesoros por su belleza.

Siempre hay alguna exposición o presentación de música, danza o teatro en la Casa de la Cultura Malinalxóchitl, otro lugar de Malinalco que te encantará.

Si llegas al pueblo en busca de una experiencia mística, tienes que visitar el Centro Holístico Ollinyotl. Vuelve a nacer después de una hora en un baño de temazcal, recibe un reconfortante masaje de pies y piérdete un rato en el llamado “laberinto de conciencia”.

Malinalco ruinas

Foto: estilodf.tv

Hay otro recorrido por Malinalco que no puedes dejar de hacer: el gastronómico.     Comienza por la variedad de panes -borrachos, mestizas, polveadas, moños pelucas. Sigue con el platillo más famoso de la zona: la trucha Malinalco, que va rellena de ajo, jitomate, epazote, chile y mantequilla.

La carne de conejo, rana e iguana también es común en los guisos locales, al igual que la de jabalí, armadillo y tlacuache, ¡tú decides qué probar! Sea como sea, sugerimos terminar con unas deliciosas nieves artesanales de limón, mamey, zapote o guanábana.

Cómo llegar a Malinalco

Malinalco se encuentra ubicado en el extremo norponiente del Estado de México, conectado a Toluca, Cuernavaca y la Ciudad de México a través de la carretera Tenancingo - Chalma.

Experimenta la mística de Malinalco y enamórate de su vibra, ¡unos cuantos días bastan! Si viajas en carretera, puedes hacer escalas en City Express Junior Toluca Aeropuerto o City Express Plus Periférico Sur en la CDMX

También te puede interesar:

Así es una escapada al Pueblo Mágico de Batopilas y su espectacular barranca

Jálate a Jala, el Pueblo Mágico de Nayarit que no sabías que existía

Así es Tepezalá, un pueblo escondido entre montañas

Malinalco: ruinas, temazcal y misticismo prehispánico