Ganó Trump. Y ahora, ¿qué se viene para los mexicanos?

Posted in:
Trump presidente

El republicano Donald Trump consiguió una histórica e inesperada victoria en la elección presidencial de los Estados Unidos. ¿De qué manera nos afecta a los mexicanos este resultado?

La respuesta tiene varias vertientes y todas están relacionadas de alguna forma entre sí. Comencemos por lo más obvio…

El dólar. Desde las últimas horas del día de la elección, el peso comenzó a sufrir frente a la moneda estadounidense. Cuando se anunció el resultado final, el dólar estaba muy cerca de los 21 pesos mexicanos.

Gabriela Siller, economista en jefe de Banco Base, predijo que el valor del dólar subiría a los 21 pesos si Trump era electo presidente. Añadió que, para el año 2017, este resultado electoral derivaría en un valor de 25 pesos mexicanos por cada dólar.

También dijo que el PIB de México sufriría una caída del 3% y que la inversión extranjera directa se derrumbaría un 10%.

¿A qué se deben las malas noticias para México? Algo tienen que ver las amenazas de Trump con “aumentar hasta en un 45% las tarifas de productos provenientes de México y de China”, pero el asunto principal es…

El TLCAN. A lo largo de su campaña, Trump aseguró una y otra vez que estaría dispuesto a abandonar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte en caso de llegar a la presidencia. Si esto llegara a suceder, no hay duda de que la economía de México estaría en problemas -además de que provocaría un clima de inestabilidad en las finanzas globales.

¿Por qué haría Trump algo así? El presidente electo de los Estados Unidos está convencido de que el TLCAN perjudica a su país y beneficia a los otros dos miembros -Canadá y México. Ha dicho que buscará una “renegociación total” del mismo y que, de no obtener las condiciones que desea, está dispuesto a retirarse.

Por si fuera poco, también está aquello de…

El muro. Trump ha anunciado hasta el cansancio sus intenciones de construir un gran muro fronterizo de más de 1,600 kilómetros de longitud. Según el futuro mandatario, México va a cubrir los costos de construcción, estimados en al menos 10 mil millones de dólares.

Haciendo un cálculo rápido, a cada familia mexicana de cuatro integrantes le correspondería aportar $6,600 pesos para la construcción del muro. Aunque suena poco probable que cualquier gobierno mexicano acepte pagar por esta obra, Trump tiene sus propias ideas sobre cómo obligarnos.

En abril, el empresario neoyorquino propuso bloquear las remesas de los mexicanos que residen en Estados Unidos para presionar a México con el tema del muro. En teoría, podría modificar una norma de la ley antiterrorismo para cortar los envíos de dinero a México, lo cual podría ocasionar pérdidas hasta por 25 mil MDD.

Estas declaraciones han terminado de mancillar la imagen que se tiene de Trump en México. Lo cual nos lleva al último punto llamado…

Mensaje de odio. Como hicimos notar en este análisis de los precandidatos, Donald Trump comenzó su campaña diciendo que los mexicanos que llegaban a Estados Unidos eran criminales y violadores. Con esto se ganó la simpatía de ciertos sectores del espectro político y el repudio de la opinión pública en México.

Además, al regresar de su controversial visita a nuestro país durante la campaña, Trump se burló de Enrique Peña Nieto y de México. “Ayer, el Presidente de México… o el expresidente, quien sea, ¿a quién le importa?”

Una de las preocupaciones de que Trump sea el nuevo presidente es el mensaje discriminatorio que pueda enviar desde su posición de autoridad y liderazgo.

Ahora, unas cuantas razones para mantener la calma:

  • La incertidumbre financiera no durará para siempre. De hecho, se espera que la situación se estabilice en 2017. De todos modos, Banxico y la Secretaría de Hacienda ya anunciaron una conferencia de prensa en la cual detallarán un plan para hacer frente a la volatilidad y el nerviosismo generados por la victoria de Donald Trump.

  • Un presidente no puede simplemente decidir que se retira del TLCAN. Como mínimo, el Congreso de Estados Unidos tendría que aprobar medidas legislativas que le permitieran hacerlo, lo cual luce complicado.

  • El muro sigue siendo una idea inverosímil y la posibilidad de que México lo pague lo es aún más. Está por verse si esta propuesta es algo más que una típica promesa de campaña.

  • No todo lo que ha dicho de nuestro país es malo. Trump asegura que a Estados Unidos le conviene “un México fuerte, próspero y dinámico”.

Ganó Trump pero no es el fin del mundo. Esto es lo que le espera a los mexicanos en el primer período del magnate al frente de los Estados Unidos. Las habilidades de negociación de este extravagante personaje están a punto de pasar por la dura prueba de fuego de la realidad.

Ganó Trump. Y ahora, ¿qué se viene para los mexicanos?