Geografía de las sopas en México, una guía definitiva

Posted in:
sopas de México

¿Cuántas sopas mexicanas existen? La respuesta a esta pregunta no es un número, sino una cátedra infinita, un desfile de ingredientes y combinaciones tan variadas como cada región del país.

Las sopas ocupan un lugar especial en nuestra gastronomía. Son sinónimo de hogar y de confort, de familia y tradición. Las mejores, queda claro, se sirven en la mesa de casa y suelen ser el equivalente a una pócima mágica, capaz de reanimar y revivir cualquier espíritu.

Hicimos esta guía definitiva para brindarte una representación exhaustiva de la geografía de las sopas en México, ¡de norte a sur!

Norte

En Chihuahua y Sinaloa preparan una sopa de papa cuya receta tiene su origen en las zonas rurales del noroeste. Además del tubérculo, el potaje lleva perejil, mantequilla, harina, cebolla, leche y crema, además de estar sazonada con sal y pimienta. No es muy conocida fuera de la región, pero una cucharada caliente tiene el poder de elevarte al cielo.

Hablando del noroeste, en Mazatlán es indispensable la sopa de mariscos, que suele prepararse con pescado, camarón, langostinos, mejillones y cigalas. Un verdadero festival de frutos del mar, sazonado con hierbas como tomillo, laurel y estragón.

En Coahuila se come la que sin duda es una de las sopas más curiosas de México: la sopa de pan. Este platillo tiene una larga lista de ingredientes, pero los principales son: bolillo, gallina, garbanzo, chorizo y plátanos machos. Tan exótica como deliciosa.

Mientras tanto, en Zacatecas… la sopa de tortilla es quizá la más emblemática de las sopas de México. También llamada “sopa azteca”, consiste en un caldo de jitomate molido con ajo y cebolla, sazonado con perejil y chile de árbol. Se sirve con trozos de chile pasilla, chicharrón, aguacate, queso, crema y, desde luego, trozos de tortilla frita.

Sopas de México

Foto: mylatinatable.com

Occidente

El pozole, la sopa mexicana por excelencia, es un invento de Jalisco, la misma tierra del tequila y el mariachi. Existen diversas variedades -rojo, verde, blanco-, pero la constante es la base de granos de maíz y la carne de cerdo deshebrada. Es un caldo perfumado y de sabor fuerte, que se acompaña con rábanos, lechuga y tostadas de maíz.

Sopas de México

Foto: Shutterstock

Otra sopa digna de mencionar de esta región es la clásica birria, que puede ser de cordero, chivo, res, ternera, puerco o una combinación de estos. El caldo, de un sabor fuerte, se prepara con una variedad de chiles como guajillo, mirasol, pipitilla y de árbol.

También está la suculenta carne en su jugo, preparada con trozos bistec y tocino nadando en un picoso caldo de tomate verde y chile serrano.

Centro

Chiles, tomate y carne de cerdo, son algunos de los ingredientes más comunes en las sopas mexicanas. La sopa queretana destaca por su receta única, que incluye: camote morado, pechuga de gallina, manteca, yemas de huevo y especias. No puedes ir a Querétaro y no degustar este manjar.

La CDMX, específicamente la delegación Tlalpan, es el hogar de una sopa muy querida: el caldo tlalpeño. Todo comienza con caldo de pollo, sazonado con ajo, cebolla, epazote y chipotle. Para darle cuerpo, se añaden cubitos de zanahoria y papa. Los trozos de aguacate y los dados de queso, que se derriten en el plato, le dan su textura final a esta delicia de la gastronomía de México.

Del Estado de México es el puchero a la mexicana. Este rico caldo se prepara con chambarete de res y verduras como chayote, papa, zanahoria y trozos de mazorca de maíz. Algunas variaciones de este potaje incluyen el famoso mole de olla.

Sopas de México

Foto: tembiuparaguay.com

Sur

En Veracruz son aficionados a los caldos picosos. Como prueba, el chilpachole de camarón o de jaiba, cuyo toque picante se lo dan los chiles guajillo y de árbol. No se debe confundir con el chileatole de panza, una sopa picosa, humeante y espesa, que se sirve en los mercados jarochos para curar la cruda. Para mayor prueba, el exquisito huatape -un caldo espesado con masa de maíz, sazonado con chile guajillo y servido con camarones.

En la península de Yucatán, hay dos sopas legendarias que hacen agua la boca de cualquiera: la sopa de lima, cuyo caldo está perfumado con este fruto y se acompaña de pollo, jitomate, pimiento morrón, cebolla, ajo, orégano y cilantro; el frijol con puerco, una sopa de sabores contrastantes que balancea texturas y aromas muy diversos como el lomo de cerdo, el cilantro, el epazote, el limón, el rábano y el frijol mismo.

En México hay tantas sopas como regiones, personalidades y sazones. Si para este punto te encuentras añorando un plato caliente de alguna de ellas, nuestro trabajo está hecho.

También te puede interesar:

Geografía de las gorditas en México, una guía definitiva

Geografía de las enchiladas en México, una guía definitiva

Geografía de la torta en México, una guía definitiva

Geografía de las sopas en México, una guía definitiva