Habla en público como los mejores conferencistas

Posted in:
Habla en público como los mejores conferencistas

¿Tendrás una presentación ante una audiencia y necesitas aprender cómo hablar en público? Te presentamos una serie de técnicas que pueden mejorar tus habilidades oratorias.

Dale estructura a tu discurso o presentación. Lo primero que debes hacer es crear una estructura o draft de lo que hablarás. Un ejemplo para una presentación puede ser: introducción, tres puntos clave, dato curioso, Q&A y cierre. Esto no solo te ayudará a navegar por tus ideas con más confianza, también te servirá de práctica.

Muéstrate cándido y vulnerable. Al hablar en público toma en cuenta que debes mostrarte como un ser humano de carne y hueso, por lo que contar anécdotas personales, mostrar un sentido del humor relajado y hacer referencias de cultura popular son algunos recursos que te ayudarán a generar un lazo emocional con tu audiencia, quienes percibirán tus ideas de manera más fácil.

A mitad de tu presentación suelta un dato curioso. ¿Quieres sorprender a tu audiencia? Dales un dato que valoren y capturarás su atención. De acuerdo al tema que abordes en tu presentación, suelta un dato curioso como: “7% de la población en Norteamérica no conoce Facebook”, “se dice que la mayor parte de la comida que aparece en publicidad no es comestible”, “¿sabían que casi todos los ingredientes de la cocina internacional, como el chile y el cacao, son originarios de América?”

Decir un dato inusual puede lograr que tu audiencia conecte con el tema de tu presentación.

Transmite tus ideas contando una historia. ¿Sueles ponerte nervioso al hablar en público? Prueba cambiando tu mindset y comparte tus ideas contando una historia. Recuerda que tú eres el especialista del tema que estás hablando y por lo tanto puedes abordarlo relatando una historia, que además es una poderosa y ancestral herramienta de comunicación humana.

No tengas miedo de hacer pausas. Esta técnica para hablar en público tiene dos ventajas: por un lado, después de un silencio de 10 segundos aproximadamente, las personas notarán que la presentación ha pausado y levantarán la mirada para prestar atención; por otro lado, te mostrarás como un orador con mucha seguridad, al cual no le molesta el silencio.

En tu presentación repite los puntos clave. La mayor parte de tu público solamente escuchará la mitad de lo que dices. Por eso, es importante que repitas varias veces los puntos más importantes de tu discurso o presentación.

Cuida tu lenguaje corporal y arreglo. Puedes practicar diversas técnicas para hablar en público, pero si no tienes buen lenguaje corporal, es probable que tu audiencia no preste atención. Para esto: mantén una postura erguida, las manos a la vista siempre y procura apoyar tus palabras con movimientos de brazos expresivos y vistosos. Además recuerda que la primera impresión es la que cuenta, así que arréglate de modo que te sientas especial ese día y la seguridad en ti mismo aumentará.

Ensaya. Los mejores conferencistas no nacieron ni se hicieron de la noche a la mañana, sino que son el resultado de horas de práctica. No te confíes: ensaya tu estructura y tus historias con anticipación.

Al final, el mejor consejo para hablar en público es ser auténtico. Si tu público percibe que el tema del cual estás hablando genuinamente te importa, te apasiona y estás invertido en él, automáticamente querrán saber qué es lo que tienes que decir al respecto. Ejercitar el músculo de la creatividad también te dotará de herramientas útiles para variar tus presentaciones y darles un giro.

Habla en público como los mejores conferencistas