Hacienda de Coahuixtla en Morelos: túneles, leyendas e historias increíbles

Posted in:
Hacienda de Coahuixtla en Morelos

En su época más gloriosa, la Hacienda de Coahuixtla en Morelos fue la más grande y activa de todas. Hoy puedes visitarla, recorrer sus túneles y conocer sus leyendas e historias increíbles.

Érase una vez en Morelos

El año es 1900. La Hacienda de Coahuixtla ya es la más importante de las haciendas azucareras de Morelos. Gracias a la maquinaria centrífuga a vapor, el complejo ha logrado grandes volúmenes de producción, fuera del alcance de otras haciendas.

Desde 1881, una vía ferroviaria conecta a la hacienda con el ferrocarril de Cuautla, lo que permite un traslado más eficaz de la mercancía. En un par de años más, con la introducción de nueva maquinaria alemana, la hacienda dará el paso a la exportación.

Además de una fábrica de azúcar y aguardiente, la hacienda es también una comunidad, una sociedad y una economía contenida en sí misma. Con una iglesia, escuela, mercado, parque, era todo un pueblo del cual se desprenden historias y leyendas.

hacienda de coahuixtla morelos

Foto: panoramio.com

Túneles y leyendas

Don René Salazar es el encargado de vigilar la hacienda, de cobrar la entrada, operar el estacionamiento y dar las visitas guiadas. El señor está lleno de historias de la hacienda, entre las que le han contado y las que él mismo ha investigado en periódicos, libros e Internet.

La hacienda cuenta con un enigmático sistema de túneles subterráneos, parte del cual puede ser explorado por los visitantes. Una de las historias que se cuentan es que algunos de estos túneles llegan hasta otros pueblos.

hacienda de coahuixtla morelos

Foto: tripadvisor.com

El sitio también es famoso por una que otra leyenda espeluznante, como la de El Choco, un infante al que se le conoce como “el Hijo del Diablo” y que, supuestamente, mató a su propia madrina y hace escalofriantes apariciones en las inmediaciones de la hacienda.

En 1913, en plena Revolución Mexicana, el ejército de Emiliano Zapata tomó la hacienda, la ocupó como cuartel y después la dividió en doce ejidos. Fue el final de la Hacienda de Coahuixtla, cuyos edificios se convirtieron lentamente en asombrosas ruinas, testigos de un pasado glorioso.

Para visitarla, debes tomar la autopista México-Cuautla y, en la salida sur de Cuautla, tomar la carretera a Ayala. Verás señalamientos que te dirigirán a la hacienda. Si necesitas hospedaje en CDMX antes y después del viaje, recuerda que City Express Plus Periférico Sur Tlalpan está justo en la salida a Morelos.

También te puede interesar:  

Haciendas en Calvillo, Aguascalientes, entre la nostalgia y la belleza

5 destinos que te regresarán al México colonial

Campeche, el secreto mejor guardado de México

Hacienda de Coahuixtla en Morelos: túneles, leyendas e historias increíbles