El médico mexicano que se disfraza para atender a niños con cáncer

Posted in:
La historia del médico mexicano que se disfraza para atender a niños con cáncer

Hay héroes ficticios y héroes de la vida real. La historia de Sergio Gallegos Castorena, “el Patch Admas Mexicano”, demuestra que para hacer feliz a un niño con cáncer se necesitan ambos tipos de héroe. Cuando tenía 17 años, Gallegos fue diagnosticado con cáncer y los médicos en México se mostraron pesimistas con respecto a su esperanza de vida. Viajó con sus padres a Estados Unidos, en donde recibió un tratamiento que le salvó la vida -y también se la cambió para siempre-.

El Patch Adams mexicano

Sergio se propuso ser un médico de excelencia especializado en cáncer infantil para brindar esperanza a niños mexicanos que no tienen los recursos necesarios para tratar su enfermedad fuera del país. Mientras trabajaba como interno, comenzó a visitar a niños con cáncer vestido de payaso en sus tiempos libres. Así fue como nació el “Patch Adams mexicano”. Años más tarde, fue nombrado encargado del área de leucemia en el Hospital Civil de Guadalajara y llevó el asunto de los disfraces al siguiente nivel. Se disfrazaba de superhéroes para ciertas consultas y en ocasiones especiales como el Día del Niño. Se dio cuenta de que a los pequeños les encantaba y comenzó a hacerlo regularmente.

Más que una gracia 

Para Sergio, el propósito de usar los disfraces va más allá de únicamente entretener a los niños. Es una forma de alegrarles el proceso del tratamiento y de inspirarlos a superar su enfermedad. Cada superhéroe y personaje trae una enseñanza específica y relevante. Por ejemplo, disfrazado de El Santo, les enseña que debemos ser luchadores. Cuando llega al hospital vestido del Capitán América, adopta también su lema: “no pidas retos a la altura de tus fuerzas, sino fuerzas a la altura de tus retos”. Con el disfraz del Chavo del Ocho, los niños aprenden que nunca deben olvidarse de jugar y disfrutar su infancia.

Otra forma de ser médico

Gallegos Castorena ha tenido que rechazar las enseñanzas de la escuela de medicina, en donde aprendió que se debe guardar una distancia emocional con los pacientes. Para el joven médico, este enfoque resulta inútil y contraproducente.

En entrevista con Univisión, Gallegos dijo que “cuando no te involucras y mueren, de todos modos te duele y te quedas con la sensación de que no fuiste todo lo humano que podías ser”. De acuerdo con Héctor Raúl Pérez Gómez, director general del hospital, el alto índice de curación que presenta el hospital en casos de leucemia está estrechamente relacionado con el trabajo de Sergio.

La historia del médico mexicano que se disfraza para atender a niños con cáncer le ha dado la vuelta al mundo y no es el único caso. Un profesor de la UNAM que se viste de Spiderman está descubriendo el poder de los disfraces para captar la atención de sus estudiantes.

El médico mexicano que se disfraza para atender a niños con cáncer