Nieves de México, un viaje a los sabores de la infancia

Posted in:
nieves de México

No es que en México le llamemos “nieve” al helado, es que son dos cosas distintas. Las nieves de México son hechas con ingredientes naturales, sin colorantes, conservadores ni aditivos.

También son artesanales, hechas completamente a mano. Además, tradicionalmente, son a base de agua y no de leche. Todo esto es lo que le da su sabor y textura distintivos, aquellos con los que crecimos los mexicanos.

¿Quién no recuerda los triciclos que pasaban por las calles, cargando los botes de madera repletos de nieve? El sonido de la campana anunciaba, a lo lejos, la llegada de un dulce y refrescante momento de felicidad.

De limón, coco, mango, mamey, guanábana, los sabores de la infancia. Las nieves siempre estaban hechas con frutas de temporada.

nieves de México

Foto: rotativo.com.mx

En las diferentes entidades del país se preparan variantes regionales de este exquisito postre, como la nieve de pasta de Pátzcuaro, Michoacán. Este tipo de nieve es de una consistencia cremosa y se elabora mediante la técnica de fricción.

También están las nieves de mezcal y las de leche quemada, que son tan comunes en Oaxaca. En Tepoztlán, Morelos, hay una arraigada tradición de nieves de sabores exóticos y nombres extraños.

Para producir estas delicias heladas, se requiere un esfuerzo físico considerable. Después de hacer una cama de hielo y otra de sal en un bote de acero inoxidable, se vierte la mezcla de las nieves y se bate con una pala mientras se giran los botes con fuerza. Este proceso toma aproximadamente una hora y media.

nieves de México

Foto: unionpuebla.mx

Las mejores nieves son las del día ya que, como los ingredientes son naturales y no se usan conservadores, es la única forma de asegurar su calidad y frescura.

Algunas de las neverías tradicionales han sobrevivido e, incluso, han adquirido cierto estatus nostálgico entre las nuevas generaciones. Las nieves, por así decirlo, se han puesto de moda, al grado en que cada vez hay más neverías que pretenden emular o innovar la tradición de las nieves de México.

Aún así, no hay nada como la experiencia de alcanzar al triciclo o carrito, preguntar “de qué tiene” y disfrutar de una rica nieve en un día de verano. Aunque cada vez hay helados más sofisticados, siempre habrá un lugar en nuestro corazón para las clásicas nieves de México.

También te puede interesar:

Geografía del tamal en México, una guía definitiva

8 platillos que solo encontrarás en los mercados tradicionales de México

Descubre el placer del tepache, el vino de nuestros antepasados

Nieves de México, un viaje a los sabores de la infancia