Oficios tradicionales en peligro de extinción: el afilador y su melodioso silbato

Posted in:
Oficios tradicionales en peligro de extinción: el afilador

A la distancia, el sonido de una flauta de caña o silbato afilador anuncia la llegada del único artesano dedicado al arte de afilar. Después de sonar su peculiar escala musical, este personaje desciende de su bicicleta para alistar los artefactos que revivirán los cuchillos de la cuadra.

Oficio noble y entrañable, hoy es raro encontrar a un afilador en las calles, sobre todo en las grandes urbes, donde solía transitar periódicamente. Conoce la historia de una tradición en peligro de extinción.

afilador de cuchillos oficio en extincion

Foto: mxcity.mx

Orígenes del oficio

La tradición de afiladores ambulantes gallegos puede rastrearse hasta el siglo XVII, una época en que su medio de trabajo era una rueda de piedra que el afilador cargaba sobre su espalda.

Más tarde, esta herramienta comenzó a evolucionar hasta transportarse rodando. Pero fue hasta el siglo XX que la vieja “tarzana” comenzó a moverse en bicicleta y más tarde en moto o camioneta.

Durante la época de la Colonia, el oficio llegó a México directo desde España, donde la evolución de la cocina hicieron aumentaron la demanda de este servicio itinerante. Con una gran utilidad, el oficio no tardó en volverse una tradición en todo América Latina.

Un trabajo heredado

Como suele ocurrir con los oficios, el de afilador es una empleo heredado. Considerado un arte por quienes los practican, afilar cuchillos, tijeras y demás herramientas requiere destreza y precisión en el manejo del esmeril: una habilidad que es desempeñada con gusto y orgullo.

flauta de afilador de cuchillos

Foto: ciudadolinka.com

Técnica de afilado

El esmeril es un mineral con la dureza necesaria para afilar un cuchillo. Para lograrlo, el afilador  toma el cuchillo por el mango, lo mueve de la punta hacia atrás y regresa a la punta. El truco está en inclinar el cuchillo para que el esmeril sólo toque la parte del cuchillo que corta.

Cuando se acciona con un motor eléctrico, es necesario humedecer el minera cada tanto para optimizar el procedimiento.  

Inspiración para artistas

Además de recobrar el filo de los cuchillos, este noble oficio ha inspirado al artista español Francisco Goya para pintar “El afilador” en óleo y al pintor ruso Kazimir Malévich para experimentar con el cubismo y el futurismo en “El afilador de cuchillos”, una obra terminada en 1912.

En México, la escritora Elena Poniatowska menciona el oficio del afilador como uno de los más emblemáticos en Luz y Luna, Lunitas, una obra de 1994. En el ámbito de la poesía, María Enriqueta Camarillo de Pereyra honra esta tradición en su poema titulado “El afilador”, un trabajo publicado en 1990.

Hace 8 años, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), hizo una encuesta para conocer los sonidos más extrañados en México. En la categoría de “Sonidos del hombre”, la caña del afilador de cuchillos compitió con la máquina de escribir y el sonido del tren entre los más añorados.

Sin duda alguna, este oficio es una tradición que hoy se sostiene gracias al ímpetu y la vocación de los afiladores que aún recorren kilómetros en busca de nuestros cuchillos sin filo.

Oficios tradicionales en peligro de extinción: el afilador y su melodioso silbato