Turismo religioso: otra forma de descubrir las ciudades

Turismo religioso: otra forma de descubrir las ciudades

La fe y la devoción mueven a millones a realizar viajes por todo el país. Descubre por qué el turismo religioso es una forma alternativa de descubrir las ciudades y los pueblos. El turismo religioso tiene su origen en las peregrinaciones, traslados que los fieles hacen para rendir honor a su deidad o para agradecer por algún milagro o petición. Los seres humanos tienen siglos realizando este tipo de viajes que siempre tienen un atractivo elemento místico.

Este tipo de turismo religioso puede ser una novedosa forma de descubrir ciudades y lugares nuevos porque:

- Conoces sitios que de otra forma no hubieras visitado.

- Estás en contacto con las costumbres y la cultura de los locales de una manera auténtica.

- Recorres la ciudad con la óptica de la devoción y los sitios típicos de turismo pasan a segundo plano.

- Aprendes maneras diferentes de vivir tu religión.

No tienes que ser religioso para disfrutar un viaje enfocado a este tipo de turismo, puedes realizarlo en calidad de observador. En México hay muchas oportunidades para hacer turismo religioso, algunas de las más recomendables son:

- Basílica de Guadalupe - Se trata del santuario mariano más visitado del mundo. Desde luego, la mejor época para ir es el 12 de diciembre, Día de la Guadalupana.

- San Juan Chamula - En este místico pueblo de Chiapas las tradiciones espirituales prehispánicas aún viven y se entretejen con las enseñanzas cristianas. El mejor momento para ir es en Semana Santa, cuando se realiza rituales con bendición de fuego y agua.

- Chalma - Un pueblo en el municipio mexiquense de Malinalco. Conocido por la imagen milagrosa y el Santuario del Señor de Chalma, en donde se concentran los fieles para celebrar en la primera semana después del comienzo de la cuaresma.

Experimenta la belleza de México, su gente, sus iglesias y sus costumbres haciendo turismo religioso. Te dará una perspectiva fresca de los destinos y será una vivencia inolvidable.

Turismo religioso: otra forma de descubrir las ciudades